Fill out the form below for
a free consultation

close

Request free consultation

EL SISTEMA DE JUSTICIA PUEDE PRODUCIR INJUSTICIAS

If you want results, call us. If you want peace of mind, call us. If you want representation who understands the hardship that has been thrust upon you, call us.

Request Free Consultation

 

Artículo 17-26

¡No Se Deje! ®

Los pensadores más brillantes en la historia han concordado con el principio legal “ES MEJOR QUE 10 HOMBRES CULPABLES SIGAN LIBRES QUE UN HOMBRE INOCENTE VAYA A PRISIÓN”.  El sistema legal Americano ha establecido ciertas reglas para evitar condenar a personas inocentes.  La “presunción de inocencia” requiere que jueces y jurados presuman que los acusados son inocentes a menos que se pruebe su culpabilidad “Mas allá de la Duda Razonable”.  A pesar de éstas y otras reglas, los registros oficiales revelan que un número incalculable de personas erróneamente han sido condenadas, enviadas a prisión y aún ejecutadas.

 

MAS DE 200 HOMBRES Y MUJERES HAN SIDO ERRÓNEAMENTE CONDENADOS EN CALIFORNIA DESDE 1990 según los registros del Proyecto “Rostros de la Errónea Culpabilidad” (en inglés “Faces of Wrongful Conviction Project”).  No hay forma de compensar adecuadamente a estas víctimas y sus familias por haber pasado años y aún décadas, en prisión o haber sido ejecutadas.

 

Solo 22 estados tienen leyes que disponen compensación por condena y prisión erróneas.  La ley de California dispone $100 por cada día que alguien erróneamente sentenciado pasa en cárcel o prisión si puede comprobar que en realidad es inocente.  No basta sólo argumentar que el jurado se equivocó.  Frecuentemente una inocencia real se prueba usando evidencia de ADN que muestre que no es posible que el acusado haya sido el infractor.  Algunas veces la inocencia real se establece cuando la persona verdaderamente culpable confiesa el crimen.

 

Expertos legales han identificado varias causas que se repiten en las condenas erróneas.

 

  1. Los testigos a veces erróneamente identifican al sospechoso como el infractor. Este error ocurre más seguido cuando el testigo y el sospechoso son de diferente raza o grupo étnico.
  2. La mala conducta intencional en algunos oficiales de Policía, fiscales, testigos, y expertos como técnicos en sangre y huellas digitales han originado muchas condenas erróneas. Aún los jueces han sido culpables de mala conducta o por dar instrucciones improvisadas incorrectas.
  3. Los sospechosos son amenazados o presionados a confesar crímenes que no cometieron.
  4. Algunos abogados defensores no están calificados o dispuestos a representar a sus clientes agresiva y competentemente.

 

Los Latinos son frecuentemente víctimas de estas violaciones. Los testigos No-Latinos frecuentemente tienen dificultad para identificar correctamente a los Latinos.  Como resultado, estos testigos frecuentemente identifican al que no es.  Esto le pasó a Arthur Carmona, de 16 años de edad acusado de robo en el Condado de Orange, California; pasó dos años en prisión antes que su abogado pudiera mostrar que el mal proceder de la policía causó que el testigo lo identificara equivocadamente.

 

Los Latinos, especialmente los inmigrantes indocumentados, frecuentemente son presionados a declararse culpables de crímenes que no cometieron. Aceptan porque es menos costoso. No tienen que pagar abogado y no tendrán que perder de trabajar para participar en un juicio.  A veces el castigo es “crédito por el tiempo servido” es decir que el tiempo en cárcel antes de ir a la corte es el castigo completo.  En estos casos, al declararse culpable puede irse inmediatamente y el caso queda terminado.  Y, los inmigrantes indocumentados que no están en custodia frecuentemente se declaran culpables para terminar el caso rápidamente para evitar ser identificados por autoridades de inmigración.

 

Esta realidad revela grandes imperfecciones en nuestro sistema de justicia.  Y mientras todavía podemos sentir la confianza que tenemos uno de los mejores sistemas legales en el mundo, es imposible justificar a tantas personas que se declaran culpables o que son erróneamente condenadas de cometer crímenes, enviadas a prisión y aún ejecutadas.  ¡NO SE DEJE!â

 

JESS J. ARAUJO, ABOGADO