Fill out the form below for
a free consultation

close

Request free consultation

Justicia para Víctimas de Abuso Sexual Infantil

If you want results, call us. If you want peace of mind, call us. If you want representation who understands the hardship that has been thrust upon you, call us.

Request Free Consultation

 

Justicia para Víctimas de Abuso Sexual Infantil

por

Jess J. Araujo

 

Existen algunas lesiones que son tan severas y extremas que no existe un remedio perfecto para compensar adecuadamente a las víctimas o para quitar los efectos permanentes del daño sufrido. Tal es el caso de niños víctimas de abuso sexual y violación. Estas imperdonables e inexcusables violaciones a las leyes de la naturaleza y la sociedad han sido una realidad horrorosa desde los inicios del tiempo. Enfrentarse con estos retos para proteger a nuestros niños ha sido una responsabilidad primaria de las agencias de la ley y de los profesionales del comportamiento humano en cualquier lugar del mundo.

 

Aunque no existe un remedio perfecto, en los Estados Unidos, a diferencia de otros países, sí existen numerosas leyes federales y leyes estatales que ofrecen protección para los niños y castigos para los que los abusan sexualmente. Desafortunadamente, a pesar de todas estas leyes bien intencionadas, un número incalculable de abusos contra la niñez ocurren cada día. Y el obstáculo más grande para identificar y castigar a los criminales que abusan sexualmente de los niños, es la negativa de la víctima y su familia a reportar el crimen.

 

En el caso de niños víctimas de violación y abuso sexual, los motivos para rehusarse o la falta de voluntad para reportar los crímenes han sido bien documentados por psiquiatras de niños, psicólogos de niños y representantes de la ley expertos en este campo.  En el caso de niños Latinos víctimas de violación y abuso sexual, existen poderosos factores culturales y religiosos que son retos adicionales al reportar estos despreciables crímenes especialmente cuando los que los cometen son sacerdotes, pastores, u otros líderes de la iglesia.  Católicos devotos y miembros de otras denominaciones religiosas frecuentemente son renuentes a registrar quejas contra líderes que son pedófilos, basados en la creencia errónea que el hacerlo sería deslealtad a su iglesia. Esto no es verdad. Hoy, la gran mayoría de líderes religiosos, incluyendo al Papa Francisco, han pedido la identificación de los sacerdotes depredadores sexuales y han prometido reportar a tales criminales a las autoridades policiales.

 

La Doctora Lisa Aronson Fontes, una distinguida psicóloga clínica y experta reconocida en tratar con niños Latinos víctimas de abuso sexual ha documentado las preocupaciones culturales relacionadas con la profunda pena asociada con tal abuso.  “La vergüenza” dice ella, es “usada para controlar a otros y crear una tendencia a cubrir, más que a reconocer un error o un mal hecho…y aún para mentir completamente.  Involucrarse EN CUALQUIER FORMA en el sistema de abuso de niños es en sí mismo una experiencia vergonzosa para muchas familias Latinas.”  Y, los niños víctimas se sienten culpables pensando que ellos participaron en los actos especialmente si hubo múltiples incidentes; si les dieron regalos o si ellos o sus familias fueron amenazadas con reportar a inmigrantes indocumentados.  Se les dice a las víctimas que nadie les creerá contra un sacerdote o pastor.

 

La justicia para niños víctimas de violación o abuso sexual solo puede ser lograda si las víctimas y sus familias reportan los crímenes a la policía para asegurarse que los criminales sean castigados y quitados de los puestos que les permiten continuar abusando de menores.  Las víctimas también deberían hacer uso de abogados para registrar reclamos por compensación.  Las cortes han ordenado pagar compensaciones muy elevadas que promedian más de $1 millón de dólares por víctima.  Ninguna cantidad de dinero removerá jamás el inimaginable y permanente dolor emocional, psicológico y físico que las víctimas hayan sufrido. Sin embargo, estos elevados pagos hacen que los líderes de Iglesias tomen acciones efectivas para asegurarse que los sacerdotes y pastores pedófilos sean identificados y quitados de sus iglesias.  La compensación también ayuda a obtener la terapia necesaria y tratamiento para ayudar a las víctimas y sus familias a comenzar su recuperación.

 

Este es un llamado a todas las víctimas, muchos de ellos ahora son adultos, ó a sus familias, a contactarse con nuestra oficina para la ayuda en obtener todos los remedios disponibles para finalmente lograr la bien merecida y largamente esperada JUSTICIA.